First slide

Parvovirus

Esta enfermedad, llamada parvovirosis canina (PVC), parvovirus o simplemente parvo es una infección causada por un virus sumamente contagioso y que afecta principalmente el tracto gastrointestinal de los cachorros, perros adultos y otros caninos salvajes.

Parvovirus
Síntomas del Parvovirus
Los signos del parvovirus caninon son: pérdida de apetito, vómito, deshidratación, letargo, depresión, diarrea ensangrentada y heces descoloridas y de mal olor.

El parvovirus es un virus que normalmente ataca el sistema intestinal canino. El virus puede también atacar el corazón, pero esa forma de parvo es extremadamente rara. Sin embargo, cachorros infectados con parvovirus de menos de dos semanas de edad, pueden desarrollar miocarditis, inflamación de los músculos cardíacos, generalmente conducente a falla cardíaca - y muerte - de seis a ocho semanas de edad.

¿Cómo se transmite el parvovirus?
El parvovirus es transmitida a través de las heces y vómito de perros y cachorros infectados. Es un virus altamente resistente capaz de soportar calor, frío y los desinfectantes más comunes. En realidad, el parvovirus es tan resistente que puede vivir en las heces por alrededor de dos semanas y puede existir en el ambiente (tales como pisos y jaulas) por muchos meses. Es fácilmente transmitido por medios tales como las manos, ropa y zapatos de cualquiera que entre en contacto con el virus.

Evitar el parvovirus en un Refugio
Normas eficientes de sanidad y control de enfermedades, son una gran ayuda para evitar el parvovirus. No obstante, si el parvovirus se presenta será necesario:


¿Que hacer si el parvovirus ataca?

Eduque a su personal: Todo el personal debe entender lo que es la parvovirus, como es transmitida y como combatirla.

Aislamiento de seguridad: Aisle animales admitidos y los potencialemente expuestos. Si posée las instalaciones adecuadas para hacerlo, deje a los recientemente admitidos en un área específica.

Vacune contra el parvo: Un programa comprensivo de vacunación contra la parvovirus es indispensable para cualquier refugio que acepte animales (sobre todo cachorros), especialmente aquellos con historiales de salud desconocidas.

Observe los síntomas: Evalúe su población actual. Cualquier animal con síntomas de parvovirus debe ser separado inmediatamente de la población general, puesto en cuarentena y evaluarlo.

Siga procedimientos sensatos de administración de perreras: Separar animales saludables de animales enfermos y a los cachorros de los perros adultos. (Debido a que muchos perros portadores del parvovirus no muestran síntomas, es importante mantenerlos alejados de los cachorritos.)

No cambiarlos de lugar a lugar: Cada animal debe ser mantenido en el mismo lugar por el mayor tiempo que sea posible durante su permanencia en el refugio.

Limpieza contra el parvovirus: Revise su protocolo actual de desinfección. ¿Está usted usando un desinfectante que mate el parvovirus? Las jaulas y las áreas comunes son aseadas por lo menos una vez diariamente? Son desinfectadas rutinariamente las jaulas y los pisos de los vehiculos de la perrera?.

Reducir medio de transmisión
Los empleados y los visitantes deben lavarse las manos después de haber manoseado cada animal. También, deben tener la precaución de cambiarse la ropa pues pueda estar contaminada. Exíjale a los empleados pasar por los lavatorios de pies (Recipientes poco profundos con mezclas de blanqueador o desinfectante) antes y después de visitar el área de aislamiento.

Ponga en practica normas responsables de adopción. Nunca ponga en adopción a ningún perro o cahorrito que haya estado expuesto al parvovirus.

Proveer a los nuevos adoptantes con información sobre el parvovirus. Cada nuevo adoptante de un perro o cachorrito debería ser educado sobre la parvo y sus síntomas.

Manifieste preocupación no alarma: Lo que Usted quiere es informarles, no causarles pánico o inculcarles un estereotipo peligroso de que los animales del refugio son enfermizos.

Cuando lo bueno no es lo suficientemente bueno

Si después de seguir todos estos pasos, usted todavía tiene parvovirus recurrente en su refugio y recibe llamadas de la comunidad, tome medidas más fuertes.

Desinfecte todo el refugio. Limpie como si nunca antes lo hubiera hecho. Cepille todo. Exíjale al personal que utilice los lavatorios de pies no solo en el área de aislamiento sino también después de limpiar cada jaula.

Alerte a los veterinarios de la comunidad de la situación Hágales saber que usted está tomando medidas para el control del virus. Trabajen juntos para detenerlo.

Vacunar perros adultos contra el parvo es relativamente simple. Vacunar cachorros contra el virus, sin embargo, es un poco más complicado. Su programa de vacunación debe tener en cuenta el delicado y poco desarrollado sistema inmulógico en desarollo de los cachorros.

Cuando los cachorros se están amamantando, con frecuencia están protegidos contra la enfermedad a través de la leche materna (inmunidad materna) contra cualquier enfermedad para la cual la madre ha desarrollado inmunidad (ya sea a través de vacunación o de exposición previa). A medida que el cachorro crece esta inmunidad materna se debilita y comienza a construir su propio sistema inmune.

Este puede ser un proceso lento: Los cachorros pasan por un período de dos a cuatro semanas llamado ventanilla de susceptibilidad. Cuando los cachorros en este período son vacunados, pueden tener todavía suficientes anticuerpos maternos para destruir la efectividad de la vacuna pero no lo suficiente para matar el virus.

Dependiendo de cuan fuerte sea la inmunidad materna, los cachorros pueden entrar en este ventanilla de susceptibilidad mínimo entre las 4 y 6 semanas de edad y máxico a las 12 semanas de edad. Debido a que el nivel de inmunidad de los cachorros es difícil de determinar, la vacunación ha comenzado alrededor de las 6 semanas de edad. Las vacunas son suministradas usualmente como series de inyecciones con un período de 3 a 4 semanas entre cada dosis hasta que los cachorros tienen de 18 a 20 semanas de edad. Este programa de vacunación protege al cachorro mientras ya no lo sea lo suficientemente bajo la inmunidad materna y todavía no haya formado su propio sistema inmune.

Cuando el animal muere
Incluso con el mejor chequeo, aislamiento y procedimientos de vacunación, existe la posibilidad de que un perro adoptado o un cachorro tenga parvovirus y se le debe realizar la eutanasia. Cuando esto pasa, el personal del refugio necesita ponerse en el papel de consejero sentimental y en algunas situaciones, en el de abogado cuando haya que tratar con adoptantes traumatizados.

Algunos adoptantes pueden querer reemplazar el animal con otro para llenar el vacío dejado por la pérdida de su perro. Esto debe ser desmotivado. Debido a que el virus de la parvo es duro, este puede vivir en el ambiente por mucho tiempo aún despues de haber muerto el animal. Su refugio debe exigir entonces un periodo de 30 días antes de permitir a los adoptantes obtener un nuevo perro o cachorro del refugio y llevarlo a su hogar.

Evitando una reación violenta
En su dolor, algunos dueños pueden culpar con rabia al refugio . Su reacción puede ir desde el resentimiento calmado hasta una causa civil. El hecho de que el refugio no sea culpable de su dolor, esto no es suficiente para protegerlo de una reacción violenta. Es por ello que usted debe asegurarse que su organización posea un documento detallado de no responsabilidad escrito y aprobado por el consejo legal y firmado por el adoptante.

Tratando el parvovirus

Tratar el parvovirus puede demandar mucho tiempo, ser riesgoso y costoso. Es por ello que los refugios responsables que cuidan de todos los perros abandonados e indeseados en una comunidad, muchas veces no están en posición de tratar los perros del refugio que se contagian de parvo. A la mayoría se les debe realizar la eutanasia.

Sin embargo, los propietarios de perros con frecuencia poseen el lujo de tener el tiempo y el dinero para tratar a su animal infectado de parvo. Debido a que no existen medicamentos anti-virales, los tratamientos contra el parvovirus se centran por general en el mantenimiento de las funciones normales del animal mientras el virus sigue su curso, e incluye los siguientes pasos:

Hospitalización y tratamiento del animal
Mantenimiento del animal en quietud, ambiente cálido y lejos de otros animales.

Reposición de fluídos por vía intravenosa.

Control de vómito y diarrea a través de la restricción de comida y suministro de los medicamentos apropiados.

Suministro de antibióticos para combatir infecciones bacteriales secundarias.

Bonnie Yoffe-Sharp, DVM, Médico Jefe de Planta de la Sociedad Protectora de Peninsula en San Mateo, California, advierte que estos tratamientos prometen solo un pronóstico incierto. Desafortunadamente, el animal puede morir o necesitar que se realice la eutanasia para terminar con su sufrimiento. Sin embargo, algunos animales pueden recuperarse. Una vez el perro haya superado tres o cuatro días de enfermedad, la recuperación es relativamente rápida.

Adicionalmente, la mayoría de perros que se recuperan de la parvovirus son recompensados con inmunidad a la enfermedad por varios años y a veces por el resto de su vida.

HOJA INFORMATIVA SOBRE EL PARVOVIRUS

¿Qué es la parvovirus?
La parvovirosis canina, parvovirus o simplemente parvo como es comúnmente conocida, es causada por un virus que usualmente ataca el tracto intestinal canino (parvovirus enteritis canina) y en casos raros, el corazón (miocarditis). Identificada por primera vez a finales de 1970, el virus es uno de los más resistentes que se conozcan. Es capaz de soportar el calor, el frío y los desinfectantes más comunes..

¿Como se transmite el parvovirus?
La parvo es transmitida a través de las heces y el vómito de perros y cachorros enfermos. El virus puede vivir en sus heces por alrededor de dos semanas y puede existir en el ambiente (así como en pisos o jaulas) por muchos meses. Debido a que es tan difícil de erradicar, el virus es fácilmente transmitido a través de medios tales como manos, ropa o zapatos de alguien que entre en contacto con éste.

¿Cuáles son los signos del parvovirus?
Los signos aparecen después del período de incubación de la enfermedad. El período de incubación puede durar de 3 a 12 días después de la exposición, pero usualmente ocurre entre el 5º y 7º día de exposición.

Los signos iniciales de parvo incluyen pérdida de apetito, vómito, deshidratación, letargo, fiebre y depresión. Estos síntomas con frecuencia van acompañados por heces mal olientes grises o amarillas o diarrea ensangrentadas. Algunos perros infectados con el virus no muestran síntomas y nunca se enferman, mientras otros puedan presentar algunos de estos síntomas y recuperarse rápidamente. Algunos, sin embargo, se enferman severamente y recaen entre las 48 y 72 horas después de presentar los primeros síntomas.

¿Qué perros contraen parvovirus?
A pesar de que el virus puede atacar perros y cachorros de cualquier edad, es más común encontrarla en perros menores de un año.

La mayor incidencia se presenta en cachorros de 6 a 24 semanas. Generalmente, los cachorros están protegidos a través de la inmunidad materna por alrededor de seis semanas. Muchos perros adultos son inmunes debido a que fueron vacunados o expuestos a la enfermedad cuando eran cachorros. Varios estudios sugieren que ciertas razas, incluyendo la Doberman y la Rottweiler, pueden ser más susceptibles a la enfermedad que otras razas.

Los estudios también indican que animales no esterilizados pueden estar en mayor riesgo que aquellos que han sido esterilizados o castrados. (Hay más probabilidades de que los animales que han sido esterilizados y también hayan sido vacunados presenten menor probabilidad de vagar por las calles, reduciendo de ese modo las posibilidades de entrar en contacto con el virus.)

¿Cómo se trata la parvovirus?
El tratamiento usualmente incluye hospitalización, recuperación de fluídos corporales y medicación (Para controlar el vómito, la diarrea e infecciones secundarias).

¿Cómo se previene el parvovirus?
La mejor forma para ayudar a los perros a prevenir el parvo es vacunándolos contra el virus y manteniéndolos bajo control. Los perros a los cuales se les permite vagar por las calles, son más susceptibles de entrar en contacto con el virus. Los refugios pueden prevenir una epidemia instituyendo programas de vacunación; asegurándose que las jaulas estén siendo desinfectadas con un producto comprobado que elimine el virus; evaluando y monitoreando cuidadosamente todos los animales; minimizando los medios de transmisión y educando a los empleados y al público sobre la enfermedad.

Fuente: www.hsus2.org

Compartir este artículo en:








Otras notas de interés

Pastores Alemanes en busca de la perfección

Pastores Alemanes en busca de la perfecciónLa exhibición de pastores alemanes en la carballeira de As Casianas, sin prueba de rastreo por el calor.

Perros: El ciclo reproductivo

Perros: El ciclo reproductivoEl ciclo reproductivo de la perra es independiente de las estaciones climáticas. Puede presentarse en las cuatro estaciones...

Con pedigree o sin pedigree?

Con pedigree o sin pedigree?La importancia de este registro a la hora de adquirir un perro.

Sistema de rastreo para perros

Sistema de rastreo para perrosLa solución utiliza etiquetas RFID inyectables moldeadas en una capsula de cristal.

Anuncie

Su criadero, producto o servicio en nuestro sitio.

Ventajas PREMIUM

Descubra las ventajas exclusivas de ser PREMIUM.
Siguenos en: Facebook



· © 2009 Mascotas de Raza ·