First slide

Descenso Testicular anormal en perros

La criptorquidea es un defecto del desarrollo sexual, clasificado como una anormalidad del sexo fenotípico, caracterizada por un inadecuado descenso testicular a la cavidad escrotal y que puede afectar a una o ambas gónadas.

Ambos testículos deben alojarse en la bolsa escrotal

Descenso testicular
En el feto el desarrollo de los testículos guarda una estrecha relación con los riñones (mesonefros); el descenso testicular consiste en el traslado de las gónadas desde el abdomen, caudal al riñón, hacia la profundidad del anillo inguinal, esto considera su recorrido a través del canal inguinal, y por último su migración hasta el escroto. El descenso es precedido por la formación del proceso vaginal, saco peritoneal, que se extiende a través de la pared abdominal y envuelve el ligamento inguinal de los testículos, que junto con el ligamento diafragmático y el mesorquio sostienen los testículos en el feto. El ligamento inguinal, también denominado gubernaculum testis, termina en los rudimentos escrotales, y durante el desarrollo fetal experimenta una importante expansión la cual contribuirá a traccionar caudalmente los testículos llevándolos hacia el escroto.

En la mayoría de las especies domésticas el descenso testicular se ha completado antes del nacimiento, sin embargo en el perro esto ocurre, normalmente, dentro de la primera semana de vida. Estudios en la raza Beagle indican que al momento del nacimiento los testículos se encuentran a una distancia intermedia entre el riñón y el anillo inguinal, y recién en el quinto día de vida postnatal, el testículo ha pasado a través del canal inguinal, para estar ubicado dentro del escroto entre la segunda y tercera semana de vida. La palpación testicular, en los primeros días de vida, puede resultar difícil a causa del tamaño gonadal, escaso desarrollo escrotal, cantidades variables de grasa escrotal y retiro involuntario de los testículos hacia el área inguinal. No obstante, en la mayoría de los individuos los testículos han descendido normalmente a las 12 semanas de edad. Algunas veces el descenso puede ser más tardío, esto es a los 6 meses de edad; sin embargo, también se ha reportado el descenso a los 8 meses de edad. A medida que aumenta la edad del perro la posibilidad de descenso testicular disminuye, siendo muy escasa una vez cumplido el año de edad. Según estos antecedentes, se recomienda que el diagnóstico de criptorquidismo no debiera realizarse hasta que el perro cumpla los 6 meses de edad.
Presentación clínica

El criptorquidismo en los perros puede ser un¡ o bilateral; completamente abdominal con testículos, epidídimos, etc. situados dentro de la cavidad abdominal; parcialmente abdominal sólo con parte de los testículos o sus anexos intraabdominales en el canal inguinal o inguinal con los testículos en el canal inguinal. La localización abdominal es más común que la posición inguinal o preescrotal. La falla en el descenso testicular normal se produce con una frecuencia dos veces mayor en el lado derecho que en el izquierdo, con una relación derecho: izquierdo de 2,3:1 para la retención inguinal y de 2:1 para la retención abdominal.

Incidencia
Existen antecedentes que señalan que la incidencia de criptorquidea es alta en animales finos, especialmente en algunas razas y líneas dentro de razas, cabe destacar que la frecuencia de esta condición se ve incrementada con la consanguinidad. Estudios extranjeros indican que incidencia de criptorquidea varía entre 0,8 y 13 % y obviamente en ciertas colonias de animales de raza, estos valores pueden aumentar significativamente con frecuencias que superen el 20%. Trabajos recientes publicados en Norteamérica, donde se usaron bases de datos, indican que el riesgo de criptorquidea es mayor en razas pequeñas. La mayor incidencia observada en ciertas razas:

RAZAS EN LAS QUE SE RECONOCE PREDISPOSICION A LA CRIPTORQUIDEA

permite avalar la tesis sobre la base genética de dicha alteración; existe bastante concordancia entre los especialistas en señalar que su transmisión depende de un gen recesivo autosomal ligado al sexo y por lo tanto los machos homocigotos expresan el defecto, mientras que las hembras homocigotas y heterocigotas lo transmiten a su descendencia. Se plantea que un gen controla el descenso testicular interno y la organización de los epidídimos y conductos deferentes, mientras que otro controla el descenso externo.

Complicaciones
El criptorquidismo produce disminución de la fertilidad y reducción variables del reflejo de eyaculación. Los perros criptorquideos no deben usarse para la reproducción por la evidencia de su transmisión genética. Por otra parte, se ha observado que la frecuencia de tumores testiculares es del orden de 10.9 veces más frecuente en animales criptorquideos comparado con animales normales. El seminoma (SM) y el tumor de células de sertoli (TCS) representan más del 97% de las neoplasias reportadas en perros con testículos retenidos, estos tumores tienden a desarrollarse a una edad más temprana que en perros normales. La criptorquidea aumenta, además, la probabilidad de torsión testicular alrededor del cordón espermático.

Diagnóstico
El diagnóstico comunmente se realiza durante el examen físico del perro con el hallazgo de ausencia testicular un¡ o bilateral a la palpación. Signos de feminización y alopecia podría indicar presencia de un tumor de células de Sertoli, además debe considerarse, en el diagnóstico diferencial del abdomen agudo, la torsión testicular asociada a criptorquidea con tumoración testicular.
La medición de la testosterona permite distinguir la ausencia de testículos de la retención de los mismos. Los machos adultos castrados tienen un valor de testosterona inferior a 0,02 ng/ml; mientras que los criptorquideos un¡ o bilaterales pueden presentar concentraciones entre 0,1 y 2,0 ng/ml. Los machos adultos con ambos testículos normales tienen valores de testosterona que fluctúan entre 1 y 5 ng/ml.

VALORES DE TESTOSTERONA EN ALGUNAS ALTERACIONES TESTICULARES DE PERROS

Tratamiento quirúrgico
A causa de las serias consecuencias genéticas, los pro y los contra de la terapia médica o quirúrgica para corregir esta alteración deberían ser discutidos con el propietario y dejar en claro que los perros criptorquideos no deberían usarse para la reproducción. El tratamiento más difundido consiste en la extirpación quirúrgica del testículo abdominal por la posibilidad de que el órgano se haga neoplásico. En los criptorquideos unilaterales, el tratamiento puede comprender la extirpación del testículo no descendido y la vasectomía en el del otro lado; de esta manera se previene la diseminación de la alteración y no se interfiere con la producción de andrógenos. Se recomienda la cirugía después de los 18 meses y antes de los 4 años de vida por la probabilidad de neoplasia.

Desde el punto de vista quirúrgico, una complicación podría serla dificultad en localizar el o los testículos en el abdomen, situación asociada a una aplasia testicular (muy rara), a que el animal ya haya sido castrado o bien que las gónadas hayan pasado hacia el interior o a través del canal inguinal. Los testículos abdominales corrientemente son de menor tamaño y menor consistencia que un testículo normal.

Tratamiento médico
Si bien se ha sugerido que el descenso testicular normal es mediado por la acción de los andrógenos endógenos, es importante destacar que los mecanismos exactos que determinan el criptorquidismo no han sido bien determinados. No obstante, se plantea que el uso de hormonas como la gonadotrofina coriónica humana (hCG) o la testosterona constituyen una alternativa médica al manejo quirúrgico tradicional. Los resultados descritos no permiten ser concluyentes, por ejemplo el uso de análogos de la testosterona no mostró eficiencia en inducir el descenso testicular en criptorquideos unilaterales. Por otra parte se describe que la administración seriada de hCG puede resultar exitosa. En 21 de 22 perros criptorquideos menores de 16 semanas de edad se observó una respuesta con descenso completo del o los testículos luego de la inyección intramuscular de 100 a 1.000 UI de hCG 4 veces en un período de 2 semanas. Los mismos autores que publicaron estos resultados, señalan que no han tenido éxito en el tratamiento en perros mayores de 16 semanas. También se describen promisorios resultados en el tratamiento con un análogo sintético del factor liberador de gonadotrofinas (GnRH), la dosis recomendada es de 50 a 100mg por cachorro, administrados subcutáneamente o endovenosos. Si los resultados no se observan dentro de 5 a 6 días, se recomienda una segunda dosis. Cabe destacar que todos los tratamientos médicos descritos deberán realizarse en cachorros menores a 4 meses de edad.

Comentario final
La ausencia en el escroto de uno o ambos testículos en un perro a la edad puberal, puede ser considerado como criptorquidea. Esta alteración del desarrollo sexual tendría la condición de patología hereditaria, por lo tanto se debe procurar eliminar de la reproducción a los animales que la padezcan. Por otra parte, dada la alta probabilidad de tumoración de los testículos retenidos, es altamente conveniente la remoción quirúrgica de la gónada o bien durante la etapa prepuberal temprana del perro intentar el tratamiento médico a fin de lograr el descenso testicular, en este último caso se sugiere la vasectomía del animal.

Bibliografía
ALLEN, W. 1992. Fertility and Obstetric in the dog. Blackwell Scientific Publications. Oxford. CHISTIANSEN, I. 1984. Reproduction in the dog and cat. Baillere. Tindali. London . COX, V. 1986. Crytorchidism in the dog. En: Current Therapy in Theriogenology. Morrow, D. Ed. W.B. Sounders Co. Philadelphia. FELDMAN, E. y NELSON, R. 1991. Canine and Feline Endocrinology and Reproduction W.B. Saunders, Co. Philadelphia. MC ENTEE, K. 1990. Reproductive Pathology of Domestics Mammals. Academic Press, Inc. San Diego. MEYERS-WALLEN, V. y PATTERSON, D. 1989. Sexual differentiation and inherited disords of sexual development in the dog. J. Reprod. Fert. Suppl. 39,57-64.

AUTOR: Dr. Alfonso Sánchez R.
FUENTE: Revista MEVEPA Vol. 13 N23, pág. 5 - 10, 1999

Compartir este artículo en:








Otras notas de interés

El perro más grande del mundo en el Guinnes

El perro más grande del mundo en el GuinnesZeus, gran danés de 1, 15 metros de altura, quedó en los records más destacados en la edición 2013 de los Guinnes

Edad de los perros

Edad de los perrosLa perrita más vieja del mundo, una teckle de Long Island llamada Chanel, cumplió 21 años. Algunos reportajes cifraron...

Cruzar Los Andes en trineos tirados por perros

Cruzar Los Andes en trineos tirados por perrosEste invierno, la familia Konrad tiene un gran proyecto entre manos. Entre el 20 y el 28 de agosto cruzarán Los Andes...

Perros: El ciclo reproductivo

Perros: El ciclo reproductivoEl ciclo reproductivo de la perra es independiente de las estaciones climáticas. Puede presentarse en las cuatro estaciones...

Anuncie

Su criadero, producto o servicio en nuestro sitio.

Ventajas PREMIUM

Descubra las ventajas exclusivas de ser PREMIUM.
Siguenos en: Facebook



· © 2009 Mascotas de Raza ·